Las mayúsculas también llevan tilde

Por Erika Wrede - mayo 09, 2020



El día de hoy traigo un tema que me llamaba bastante la atención: a veces me encuentro con que la gente no tilda las mayúsculas (cuando corresponde, claro está). Como soy bastante curiosa, y este tipo de situaciones recurrentes suelen tener algún origen, a veces una regla anticuada, o los usos y costumbres, etcétera, me puse a investigar un poco y encontré varias explicaciones.


En primer lugar, algo que ya conocía pero que quizás no todos saben: cuando se componían las páginas para la imprenta de Gutenberg, allá por el 1400, debían colocar cada uno de los tipos móviles (letras, puntos, etc) en una plancha, así como los espacios entre palabras y entre líneas. Sí, letra por letra, página por página. Podía darse la situación en la que agregar una tilde a una mayúscula rompiera bastante el esquema, y entonces prefería omitirse. Si bien esto no sucedía en todos los casos, podía ocurrir.


Avanzando bastante en la historia, llegamos a las máquinas de escribir. Si bien yo misma no llegué a usar una, sí que sabía que escribir (y, sobre todo, corregir) era una tarea bastante complicada en este tipo de máquinas, ya que muchas veces implicaba tener que comenzar todo nuevamente. Y el caso con las mayúsculas es que no se las tildaba porque los signos se superponían: el espacio estaba contemplado para utilizarse con las minúsculas. Esto hacía que quedara muy mal a la vista, y por eso era común –y aceptable– no encontrar tildes allí.



Sin embargo, esto dejó de utilizarse aproximadamente en 1990, cuando la llegada de la computadora y la escritura digital permitió sin ningún inconveniente volver a tildar las mayúsculas, como correspondía.

¿Por qué sigue siendo común encontrar mayúsculas sin tildar, entonces? En la mayoría de los casos, es una costumbre de quienes tipeaban con la máquina de escribir, que aún no han podido dejar atrás del todo. Pero lo que más me ha llamado la atención, y he tenido experiencias yo misma, además de haberlo escuchado de otras personas, es que en el resto de los casos es simplemente una decisión en nombre del diseño: a veces porque una tipografía no incluye la tilde (sucede con fuentes pensadas originalmente para el inglés), y otras porque «rompe la estética» (juro que me han dicho esto numerosas veces).

Queda claro que, sea cual sea el motivo, ya no debería ser una costumbre la de omitir la tilde en la mayúscula. No solo porque ya no hay impedimentos técnicos (incluso si una tipografía no incluye las tildes, hay formas de «reponer» el signo con el caracter ´ aplicado a mano), sino además porque un buen diseño no debería verse opacado por el uso incorrecto de la lengua. Claro que lo digo porque es mi trabajo, pero siempre un texto comunica mejor cuando es claro, y en muchos casos la omisión de una tilde puede cambiar el significado de una palabra u oración por completo, al igual que cualquier otro tipo de error.

No sé si lo han notado, pero es común encontrarse todavía mayúsculas sin tildar en los titulares de diarios, revistas o zócalos de noticias. Es algo que me pone muy pero muy nerviosa, porque la norma es bastante clara: deben tildarse, sin excepciones, las palabras escritas en mayúscula que así lo requieran. Además, como señalaba más arriba, la falta de tilde puede cambiar el significado de un anuncio, un tema no menor en el caso de una noticia. Claro que este tipo de errores han desencadenado titulares hasta chistosos por el nuevo significado que la omisión implicaba, e incluso se encuentran memes de algunos de los más evidentes que se han dado.



Para finalizar, un dato de color: el Word, en sus opciones de revisión, tiene una casilla que puede tildarse o destildarse llamada «Omitir palabras en mayúsculas». Como su nombre claramente lo indica, al seleccionar esta opción no se marcan los errores que haya en las palabras escritas en mayúsculas, y es algo común que esté configurado de esta forma. Por eso te recomiendo que cuando estés utilizando Word revises que no se haya activado para evitar que se te escapen errores en estas palabras.

  • Compartir:

También puede interesarte

0 comentarios